El Guadalete 16 de Abril de 1922

LA PROCESION DEL CRISTO
Poco después de la hora anunciada, hizo su salida procesional en la tarde del Viernes Santo la popular cofradía que nos ocupa.
A los acordes de la Marcha Real, apareció ante el numeroso público que llenaba las proximidades de la capilla de San Telmo, el magnífico paso del Santísimo Cristo de la Expiración, profusamente adornado con flores y numerosa candelería.
Este paso que mereció unánimes elogios por el gusto conque había sido e xornado por su camarera la distinguida Srta, Isabel García Pérez, llevaba además una lujosa iluminación eléctrica que llamó grandemente la atención.
La presidencia do este paso la componían los hermanos D. José Garcia Pérez y Victor, D. José López Cepero y D. Fernando Real.
El paso de San Juan, adornado con numerosas flores y en el centro el escudo de la cofradía confeccionado con flores, iba presidido por los hermanos D. Ramón de Cala, D. José Caballero, D. Manuel Lozano y D. Manuel Tocón.
Delante de este paso iba la banda de cornetas y tambores del Hospicio Provincial.
La Santísima Virgen del Valle aparecía en su hermoso paso, el cual iba exornado con numerosa candelería de plata, y sosteniendo el magnífico palio bordado en oro, las hermosas varas de plata rodeada de guirnaldas de la que se destacaban unas rosas artificiales que llevaban en el centro bombillae eléctricas.
Oímos hacer grandes elogios del refinado gusto artístico de la camarera señora de Gonzálvez (D. Antonio).
La presidencia del paso de la Hermandad la componían, el mayordomo Sr. Fernández Gao, el cura párroco de San Miguel Sr. Cabezas, presbíteros Sres Becerra y Cabezas (D. Antonio) y los hermanos mayores D. Antonio Muñoz, D. Manuel de Ysasi, don Manuel Cañete y D. Antonio Chacón.
Abriendo marcha la escuadra de batidores del Regimiento Lanceros de Villaviciosa.
Detrás del paso de la Virgen iba la banda de música del Hospicio, que interpretó entre otras composiciones, la marcha fúnebre dedicada al Cristo de 1a Expiración y de la que es autor el Sr. Alvarez Beigbeder, de la cual oímos hacer grandes elogios.
Cerraba la brillante comitiva una sección del batallón de Pavía al mando de un suboficial y otra del Regimiento de Lanceros.
Como siempre, constituye el paso de la Cofradía, por las calles de su itinerario, la nota típica de la Semana Santa.
Las imágenes hicieron estación en el convento de Madre de Dios, en la I.I. Colegial y en Santo Domingo.
Al pasar por la plaza de Belén, los presos no cesaron de cantar saetas y dar vítores a las imágenes, resultando un espectáculo conmovedor. Debido a la pertinaz lluvia se retrasó la salida de la iglesia de Santo Domingo, pero como no cesara, el mayordomo Sr. Fernández Gao ordenó salida de la procesión a fin de no privar al pueblo de Jerez del desfile por la calle larga, en la cual se había estacionado un enorme gentío.
Al comenzar el desfile arreció la lluvia, dándose inmediatamente la orden de marcha hacia la capilla, no obstante la insistencia del público que materialmente no dejaba pasar a los pasos, dándose numerosos vivas y aclamaciones de simpatía hacia la popular cofradía.
Mezclada con el pueblo y rodeadas las imágenes del católico vecindario de esta ciudad llegó la cofradía a su capilla próximamente a las doce y media.
El aspecto de la calle Larga con la lluvia y las luces de bengalas, clásicas de esta Hermandad, era altamente fantástico, lamentándose que debido a la inclemencia del tiempo no permaneciera por más tiempo en esta calle a fin de que se escucharan las saetas que desde varios balcones de los círculos y casas particulares se iban a cantar.
Una vez más quedó demostrado que las imágenes del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima del Valle son las queridas de este pueblo, y prueba de ello fué que al hacerse el recuento de las coronas recogidas en la carrera ascendían a cerca de doscientas.
Orgullosa puede estar la popular cofradía y muy en especial su digno Mayordomo don Fernando Fernández Gao, que a pesar de estar el tiempo tan inseguro no quiso privar a este pueblo de la procesión típica y popular de los jerezanos. A las felicitaciones que ha recibido una la nuestra.
UN ANTIGUO COFRADE.

Powered By EmbedPress